Sígueme:

martes, 16 de septiembre de 2008

School Rumble

School Rumble es la serie que ha dado popularidad a Jin Kobayashi, un joven mangaka que ganó el Rookie Award de la Shônen Magazine en 2001, abriéndole las puertas en 2002 a la publicación de School Rumble en las páginas de dicha revista, donde se ha mantenido hasta hace unas semanas.

Personalmente conocí el manga a través del anime; allá por 2004, cuando me estaba reenganchando a las series japonesas después de un largo periodo de sequía, me encontré con una serie que tras un comienzo un tanto flojo empezó a crecer a base de gags y parodias muy hilarantes: la historia trataba sobre un macarra que vuelve al instituto para conquistar a la chica que le gusta, que es en exceso inocente. Pero a esta chica le gusta otro, un chico callado que apenas destaca, formando así una historia donde todos van detrás de alguien distinto.

El trabajo de los seiyûs era excepcional, y la diversidad de personajes y las situaciones me parecían muy divertidas, así que me enganchó.


Poco después de terminar la primera temporada me pasé al manga (que ahora estoy comprando a Norma), y me sorprendió el dibujo tan peculiar de Kobayashi, me pareció muy ochentero en muchas escenas por la forma de dibujar a los personajes en los gags, y la forma de sombrear. El dibujo no llama especialmente la atención, pero hay algunos momentos en los que el autor se esmera más y salen dibujos bastante buenos, parece clara así la intención de enfatizar el aspecto cómico de la serie con personajes deformados y sencillos.


Sin embargo el dibujo no es el fuerte de esta serie, sino sus personajes; uno de los aciertos que tuvo el autor al principio de School Rumble fue diversificar de una forma amplísima el elenco de secundarios, algo que en mi opinión ha jugado posteriormente en su contra, pero que en su momento fue un soplo de aire fresco a una trama que se antojaba bastante definida y marcada en lo que respecta al triángulo amoroso de partida, y que luego se antojó un cúmulo de parodias y momentos surrealistas e hilarantes sin igual.

School Rumble
nos introduce a uno de los mejores personajes que he visto en mucho tiempo, Harima: sus gansadas, meteduras de pata, bravuconadas y pifias me han hecho reír muchísimo. La serie alcanza en sus primeros 10-12 tomos su mejor momento.
Pero no estaba exenta de fallos. Tenemos una comedia romántica llena de malentendidos, y queremos que la historia nos dure lo máximo posible: la solución se encontró en ir reiniciando periódicamente la trama, de forma que cuando parece que hay un desarrollo argumental un poco más serio de lo habitual (la parte romántica, básicamente) que va a hacer evolucionar la serie en un sentido, el autor termina abruptamente esta línea y lleva a la serie a un estado práticamente idéntido al de partida. Ver varias situaciones iguales así puede llevar al lector a frustrarse tras ver que la serie no conduce a ningún sitio, como fue mi caso al menos.

A esta situación también contribuyó el exceso de personajes, como comentaba antes; si bien esto
jugó a favor al principio, puesto que en mi caso no me gustaba mucho la protagonista, Tenma, al final había tantos que sus historias no se desarrollan bien, o quedan directamente en el aire, o nos encontramos con un pequeño arco argumental centrado en un secundario que luego no lleva a ningún sitio o peor, no resulta interesante porque estamos deseando volver a los protagonistas.

Así, entre que la serie tenía un ritmo semanal de 9 páginas y que luego después de varias semanas uno comprobaba que no se había avanzado nada, la sensación comenzaba a ser desesperante por momentos. Entramos aquí en la peor etapa de la serie, una fase que creo que dura varios tomos, aunque no por ello deja de tener sus buenos momentos también. La serie recupera el vuelo hacia el final con una trama bastante sorprendente e inesperada (que me encantó), pero eso sí, el remate final me parece bastante horrible y decepcionante.


Haciendo una valoración global, lo cierto es que el final me parece decepcionante porque no es lo que yo esperaba o me gustaría que hubiera ocurrido, pero vista la trayectoria del autor a lo largo de toda la serie no se puede decir que haya traicionado su espíritu.
En líneas generales es una serie interesante y divertida, pero que al principio daba la sensación de apuntar mucho más alto.

Es una serie en la que creo que se podrán apreciar varios defectos (no obstante el autor no tiene mucha experiencia, pero podrá ir puliendo poco a poco algunas cosas), pero también algunas virtudes muy positivas. Al final y valorándola en su conjunto, no creo que pase a la historia o que destaque especialmente entre las series de su género, pero tampoco puedo decir que me arrepienta de su lectura, aunque ese final no me guste nada. Luces y sombras en una comedia romántica desenfadada, por fases extremadamente divertida y llena de excesos, tanto para bien como para mal.


No obstante, tiendo más a ser positivo con ella que negativo. Me ha hecho pasar grandes ratos, y aun en sus momentos de bajón argumental no llegaba a cansarme tanto como lo han hecho otras series, además de tener unos personajes realmente interesantes.

11 comentarios:

  1. Una reseña bastante acertada, como siempre.
    Creo que hay que ser generoso con el autor. School Rumble tiene muchas cosas buenas, pero al final es devorado en parte por toda esa horda de secundarios y por ese ritmo imposible de mantener que mostró en sus inicios. Y no nos olvidemos que el género más complicado de todos es la comedia, y aquí creo que -comprensibles capítulos fallidos al margen- School Rumble es de las mejores series del género. Quizás las únicas que pondría a su nivel son Guu y Hayanome, pero son series mucho más cerradas y surrealistas.

    ResponderEliminar
  2. Es una serie que me encanta.
    Recientemente me he leído todos los tomos que han salido al mercado español y he disfrutado rememorando los momentos del anime.
    Aunque sí es cierto que llega un momento en que se va por las ramas con tantos secundarios...

    Saludos!^^

    ResponderEliminar
  3. Eter
    Estoy de acuerdo, es precisamente en la comedia donde esta serie muestra lo mejor que tiene. Y en la parte dramática, cuando decae: ya sea en los resets argumentales, o en las historias de cientos de secundarios xD

    Daria
    Llega cierto punto en que lo de los secundarios se mantiene. En el último editado por Norma, el 10, todavía introduce a nuevos personajes, de una forma parecida a como si estuviera al inicio de la serie, es tremendo xD

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Yo sólo he visto alguna que otra parte del anime y no me gusta nada. Ni siquiera pude terminarme el primer capítulo. Quizás si le diera otra oportunidad...

    ResponderEliminar
  5. Yo te diría que al menos intentaras ver hasta el cuarto.

    Los primeros parecen apuntar más a una serie empalagosa que a la locura en la que se convierte luego ;)

    ResponderEliminar
  6. buena reseña

    el manga me gusta actualmente me la estoy haciendo

    ResponderEliminar
  7. Te recomiendo que le eches un vistazo al anime también, todos los gags quedan mejor en la versión animada ;)

    ResponderEliminar
  8. Este es sin duda alguna, mi anime comico favorito, incluso mas alla de la irreverente Ping Pong club.

    Me he visto todo el anime y tiene unos puntos buenisimos desde el primer capitulo, con su humor lleno de maleentendidos y situaciones raras con personajes llenos de carisma. COmo dices, la historia avanza poco, pero es tan sumamente genial y fresca que no lo echas mucho en cara. Eso si, el final es UNA MIERDA, por lo que el autor no tenia ni idea de que hacer y se lo invento de golpe.

    El manga me lo estoy empezando a leer y sigue enganchandome como si no supiera nada de lo que ocurre. Harima es el rey!

    ResponderEliminar
  9. Ahora que ya me he puesto al día con Fairy Tail, creo que le hincaré los ojos a esta serie a ver que tal está. Necesito buenas dosis de humor y ésta puede ser una buena elección.

    Salu2!

    ResponderEliminar
  10. Creo que te reirías más con el anime que con el manga, aunque bueno, este último lógicamente tampoco está mal, las coñas del anime no salen de la nada ;)

    Ya dirás qué tal. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Como diablos han podido hacer un final tan decepcionante y tan malo que te dan ganas de levantarte de dejar leer manga y ver anime. Estoy harto de los finales decepcionantes que te dejan flipando. No conozco a nadie que le haya gustado el final y no creo que sea tan complicado hacer uno que al menos deje complacidos a alguna parte de los espectadores/lectores. Tanto tiempo esperando para ver esto al final.
    En fin, al menos me he divertido viéndola.

    ResponderEliminar