Sígueme:

sábado, 21 de junio de 2008

La Fuente de la Vida (The Fountain)

Ficha en FilmAffinity.

Voy a intentar hablaros de esta película. Y digo bien, intentar, porque es una película realmente hipnótica, extraña y fascinante, de la que es difícil comentar algo sin romper la magia que tiene. A pesar de todo, es una película que me reservo de recomendar abiertamente por su propia naturaleza. Vamos a ello.

La Fuente de la Vida es una historia que gira en torno al amor y la muerte, dos temas que podríamos decir que están presentes en todas las vidas a lo largo de toda la historia de la humanidad, y dos temas que se han tratado en infinidad de películas, libros y demás muestras de arte. Sin embargo, aquí se nos presenta de una forma más original, única, visualmente impactante y argumentalmente compleja de lo normal, mediante diversas metáforas y escenarios entrelazados.

Se podría decir que tenemos tres hilos principales: uno situado en el pasado, con conquistadores españoles en plena Centroamérica buscando el Árbol de la Vida, que garantiza la inmortalidad; otro en el presente, donde un hombre lucha por salvar la enfermedad de su mujer, y otro en el futuro, donde tenemos a un astronauta en busca de una lejana estrella. ¿Cómo se pueden aunar estas tres historias tan dispares? La Fuente de la Vida lo consigue mediante una poesía audiovisual preciosa.

Como digo, uno de los temas fundamentales es el amor, y para ello Aronofsky nos presenta a dos personajes, sobre los que gira toda la historia. El resto de secundarios son anecdóticos, todo el peso recae en Hugh Jackman y Rachel Weisz, que están inmensos, sobre todo el primero. El amor de nuestros personajes se ve golpeado por la sombra de la muerte, el otro tema sobre el que gira la historia. Inevitable, terrible. Él no puede ni quiere aceptarlo, por lo que luchará por todos los medios para evitar perder a su esposa.

Es complicado contar algo más sin destripar la esencia misma de la cinta, así que me voy a contener por si alguien está interesado en verla. El director se adentra en la lucha interior de Tommy (Jackman), hundido por la situación, en busca de una forma de superar el infierno que está viviendo, pese a que su esposa le intenta ir preparando para ello. Nada nuevo, pero es la forma de contarlo lo que hace a esta película tan especial. Ver de esta forma como el protagonista se niega a ver la realidad, cómo pequeñas decisiones pueden afectar tanto, el dolor, la angustia y la aceptación es algo que pocas veces he tenido ocasión de presenciar.

Tenemos una película complicada de seguir y que exige un nivel alto de atención por parte del espectador. Muy alto. Aronofsky no nos da una historia sencilla, nos presenta un puzzle y durante el primer cuarto de hora no sabemos muy bien qué estamos viendo, pero luego toma un rumbo claro y es cuando empezamos a vislumbrar todas las partes del rompecabezas.

Pero el mazazo llega al finalizar la película. Inevitablemente esta película provoca que nos pongamos a pensar, y es entonces cuando nos damos cuenta del efecto de esta historia, nos hace reflexionar sobre lo que nos ha contado y sobre el modo de contarlo, sobre el amor, la muerte y en otro plano, la estética y las formas de narrar. Al final, las piezas comienzan a encajar y empezamos a entender lo que nos quería explicar el director y lo que significa cada escena, aunque puede ser complicado entenderlo todo a la primera; es de esas historias que agradecen un segundo visionado.

Horas después de terminar de verla seguía pensando en ella, manteniéndome totalmente atrapado en su estética, su sensacional banda sonora (Clint Mansell hace un estupendo trabajo) y la forma de presentarnos una desgarradora historia de amor y superación. Ahí es cuando te das cuenta que es arte.

Por cosas como esta creo que es una película sobresaliente, una muestra de que en el cine hay buenas películas, grandes películas y luego el arte en estado puro. Yo encuadro a La Fuente de la Vida en esta última categoría. Por eso mismo, como el arte es tan subjetivo, no me atrevo a recomendársela a todo el mundo: puede que la encontréis insufrible y sin sentido, o puede que encontréis algo realmente hermoso, como fue mi caso. Allá cada uno.

Nota: 10.

8 comentarios:

  1. Puf yo la vi y la verdad es que es una peli complicada, hay cosas que sigo si saber por qué salen, no sé es rara rara xDDDD pero siendo así tiene su cosilla interesante porque no puedes dejar de verla. Tiene una fotografía y una ost muy buenas, yo me quedaba encantanda con los colores también, pero me pasa como a ti, yo no sabría si recomendarla o no :S

    PD: tardaste en hacer la ficha, ¿también fue complicado? xD yo no sabría qué decir si intento hacerla XDDD

    ResponderEliminar
  2. Ha sido complicado hacer la reseña sí xDD

    Sobre todo porque en nada que quiera adentrarme un poco más y dar explicaciones, la destripo, y creo que todo aquel que sienta interés debe verla por sí mismo.

    El juego de colores es magnífico también sí ô_ô

    ResponderEliminar
  3. A mí no me parece una película complicada. Su planteamiento es casi infantil, y además tiene algunas cosas bastante pretenciosas.

    Pero me parece una película TAN PRECIOSA... y me relaja tanto... y la música es TAN TAN TAN...

    Que eso xD.

    ResponderEliminar
  4. Uf, pues a mi no me parece un planteamiento infantil, ni que sea facilita. Vamos, para nada, que quieres que te diga xD

    Ese descoloque de los primeros 20 minutos, y tanto juego de metáforas y tantos detalles no la hace precisamente fácil, al menos para mi no lo fue.

    La BSO es impresionante, desde luego ^^

    ResponderEliminar
  5. Es una película para ver, no para hablar de ella.

    ps: excusa barata de alguién que no quiere calentarse la cabeza.

    ResponderEliminar
  6. Jeje, excusa sí, pero tienes toda la razón :P

    ResponderEliminar
  7. Yo la vi hace tiempo y la verdad es que cuando acabó no sabía que pensar. Tenía cosas que me habían gustado mucho y luego otras...

    No sabría si decir que me gusto o no.

    ResponderEliminar
  8. Si te soy sincero, a mi me pasó igual: cuando terminó no sabía qué pensar de ella.

    Pero con las horas, al ir encajando las piezas y ver que todavía seguía pensando en ella, me fui dando cuenta de su alcance.

    ResponderEliminar