Sígueme:

jueves, 27 de octubre de 2011

Madeo (Mother)

Ficha en FilmAffinity.

Bong Joon-ho es uno de mis directores favoritos en activo. Lo descubrí gracias a la magnífica Memories of Murder, y con The Host me acabó de convencer para seguir regularmente sus futuros trabajos. El único bache para mi gusto fue Barking Dogs Never Bite, su primera película, que me pareció un bodrio insufrible, curiosamente. 

Su última película es Madeo (Mother), a la que quería darle un vistazo para seguir poniéndome al día con él. Madeo sigue la misma línea de thriller policiaco que Memories of Murder, presentando igualmente un asesinato en un pueblo. En este caso, el principal sospechoso es un joven que parece sufrir cierta deficiencia mental, aunque él niega haber cometido el crimen, y su madre luchará para demostrar su inocencia.

Creo que la película tiene dos partes bastante diferenciadas. En la primera, asistimos a la presentación de todos los personajes relevantes, y podemos vislumbrar la extraña relación que guardan madre e hijo. La madre lleva hasta el extremo aquello de que "las madres siempre ven a sus hijos como críos chicos", mostrándose demasiado protectora, quizá por la deficiencia que sufre el chico. La situación llega a extremos bastante incómodos, como se ve en la película en algunas escenas. El joven por su parte, no parece en absoluto molesto por esta relación, aunque a veces tenga algún conato de rebeldía, pero también siente dependencia con su madre.


Durante esta primera parte asistiremos a al día a día de madre e hijo, así como de algunos secundarios como el principal amigo de este, dibujando los trazos de estos personajes y asentando las bases para la siguiente parte. El crimen tiene lugar bastante pronto, y el chico es declarado culpable inmediatamente. No obstante, entre este momento y la siguiente parte de la película, hay una zona algo gris donde el ritmo no funciona tan bien, siendo este el principal defecto de la película.

La segunda parte en cambio es otra historia, recuperando el tono inicial y mejorándolo. El objetivo de la madre es demostrar que su hijo es inocente y ha sido declarado culpable injustamente, por lo que se pondrá a investigar el crimen ella misma, ante la pasividad de la policía, que da el caso por cerrado. Esta segunda parte, basada en la búsqueda de pistas e inmersión en la sordidez, funciona como un reloj, con un ritmo ágil y certero. Pero no tenemos únicamente búsqueda de pistas, la película va un paso más allá y muestra una crítica social a diversos aspectos, así como algunas cuestiones interesantes sobre la culpabilidad o la felicidad, por ejemplo.


En lo artístico, recuerdo a Bong Joon-ho como un director que era capaz de transmitir unas imágenes increíbles tanto en Memories of Murder y en The Host, pero aquí no lo he visto tan certero como en aquellas. La película muestra una tonalidad muy gris y triste en casi toda su extensión, donde lo que más destaca es el chaleco rojo de la madre, quizá la única persona con fe en su hijo. No obstante, creo que en esta segunda mitad sí aparecen destellos fantásticos de su forma de ver el cine, y que tanto me gustaron. Las interpretaciones son generalmente correctas, aunque he echado de menos a Song Kang-ho, que hizo papeles bastante buenos en las otras dos películas del director.



Sin ser una obra tan redonda como Memories of Murder (cosa bastante difícil) y sufriendo las inevitables comparaciones, Mother resulta ser un thriller muy interesante y disfrutable, con una segunda mitad realmente entretenida, con crítica social y buenas interpretaciones. Una opción interesante para pasar una tarde de cine.

0 anotaciones:

Publicar un comentario en la entrada