Sígueme:

martes, 11 de abril de 2006

Say Hello to Black Jack, tomo 11

Ayer terminé de leer el tomo 11 de este manga de Syuho Saito.

La impresión general es buena, para no variar. Esta saga de la unidad de Psiquiatría tiene algo menos de interés para mi que la anterior (Oncología), que era sencillamente magistral.

De todos modos, tras un comienzo algo lento en el que se nos muestra la relación y la responsabilidad de la prensa con los enfermos mentales, pasamos a la parte interesante para mi, la historia de Hayakawa y su relación con Ozawa.

La idea central de este tomo es la falta de aceptación de estos enfermos en la sociedad, tras su reinserción; duele ver algunas escenas y el miedo que generan, el rechazo en los demás.

Al final se ha puesto muy interesante, y ya tengo muchas ganas de leer el 12; no queda sino esperar unos meses...

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Este arco argumental está siendo menos intenso que el anterior, pero aún con todo estamos ante un cómic excepcional, en el que se da un tratamiento magistral a unas enfermedades como son las relacionadas con la locura. El tabú que supone para nuestra sociedad y por lo tanto la marginación hacen de éste un problema con ramificaciones de tipo social.

    ResponderEliminar
  2. Nada, nada como la escena de la operación a corazón abierto del segundo tomo no hay nada "Yo soy cirujano..." y con la electricidad por ahí...diossss...esa escena es magistral *O*.

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta el final del tomo 8, de hecho es la frase que uso de firma en todos lados.

    Me llena de esperanza, y mira que es una escena triste y yo soy una persona melancólica de por sí...

    ResponderEliminar